VER PARA APRENDER

 

Preguntas que debes hacerte para averiguar si tu hijo sufre problemas de visión

 

Para aprender, una correcta salud visual infantil es fundamental para un desarrollo social y educativo óptimo. Una aparente hiperactividad, el aburrimiento por la lectura o incluso el fracaso escolar pueden tener una explicación relacionada con problemas de visión.

 

Es importante estar atento a esos posibles síntomas, ya que el niño puede sufrirlos sin ser consciente de ellos y encontrar frustración y aislamiento al no poder interactuar de forma adecuada con su entorno.

Las siguientes preguntas te serán de gran utilidad para saber si estás ante un posible caso de problemas visuales que requieran una visita al óptico-optometrista.

1. Al ver la tele, ¿se acerca mucho o entrecierra los ojos?
Existen varias señales que delatan los posibles sobreesfuerzos que el niño lleva a cabo para tratar de ver objetos de su alrededor. En el caso de la televisión, es frecuente que tienda a acercarse a la pantalla o que realice acciones como como pestañear o entrecerrar los ojos tratando de fijar la vista. Ante estos signos tan visibles, no esperes para acudir a tu óptico-optometrista.

2. Al leer, ¿se acerca mucho al texto?
Un libro debe poder leerse mientras permanece apoyado en la mesa o pupitre. Si el niño tiene la necesidad de acercárselo a la cara, es posible que sufra deficiencias visuales que habría que revisar.

3. ¿Se levanta a menudo cuando hace sus deberes?
La interrupción constante de una actividad de escritura o de visión de cerca puede deberse a un exceso de nerviosismo o a una falta de concentración por otros motivos, pero no hay que descartar la fatiga que provocan ciertos problemas visuales y que le obligan a parar cada cierto tiempo.

4. Después de un esfuerzo visual prolongado (TV, deberes, etc.), ¿tiene los ojos irritados?
Los ojos rojos, llorosos o el picor pueden ser signos de posibles problemas visuales. Las actividades prolongadas son muy útiles para detectarlos, ya que suponen una ‘prueba de resistencia’ para la visión.

5. ¿Le gusta leer?
El rechazo a la lectura puede también puede estar relacionado con el sobreesfuerzo que el niño debe realizar para visualizar los textos.

6. ¿Tiene buen rendimiento escolar?
Cualquier mínimo obstáculo en la visión trae consigo un peor rendimiento académico que, además, puede resultar frustrante para un alumno que ve cómo fracasa a pesar de sus esfuerzos en clase.

 

5 alimentos muy beneficiosos para nuestra salud visual

 

La alimentación infantil debe ser variada y equilibrada para evitar futuros problemas. En este sentido, también es esencial tener en cuenta ciertos nutrientes que ayudan a mantener una correcta salud visual.

 

De hecho, la falta de algunas sustancias como la vitamina A puede provocar degeneración ocular, trastornos en la visión y hasta ceguera en los casos más extremos. Por ello, te presentamos a continuación algunos alimentos que colaboran en el correcto funcionamiento de los ojos y te contamos para qué sirven.

Pimiento amarillo
Los pimientos son muy beneficiosos para la salud general por su alto contenido en vitamina C. No obstante, los pimientos de color amarillo contienen un pigmento llamado zeaxantina, un caroteno que ayuda a proteger los ojos de la radiación solar.

La caballa
Se trata de uno de los pescados con mayor concentración de omega 3, también presente de forma notable en el salmón, el arenque, el bacalao, la sardina o el atún. Entre otras propiedades, este nutriente ayuda a reparar la sequedad ocular y a prevenir las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Chocolate negro
Además de delicioso, posee dos componentes muy convenientes para cuidar la salud visual. Por un lado, los flavonoides, un grupo de antioxidantes que favorecen la circulación sanguínea en los ojos. Por otro, cuenta con altos contenidos de zinc, que previene la degeneración y protege de la oxidación a las células de la retina. Tómalo con el mayor porcentaje posible de cacao para asegurar esas propiedades antioxidantes y evitar así el azúcar.

Huevo
Un alimento muy completo que contiene diversos componentes muy útiles para la salud visual, como las vitaminas A, D y B12 y otras sustancias como la luteína o el zinc. Por tanto, ayuda a retrasar la degeneración general del ojo y evita la aparición de glaucomas.

Zanahoria
Con multitud de propiedades beneficiosas, este tubérculo es el primer alimento que suele venir a la mente cuando se habla de cuidar la vista. Las zanahorias son ricas en betacarotenos, un pigmento que se transforma en vitamina A al ser asimilada por el organismo. Sin este nutriente, los ojos perderían agudeza visual, habría más posibilidades de desarrollar cataratas y hasta se puede producir ceguera en los casos más severos.

 

Jugar al aire libre para evitar la miopía

 

No hay actividad más saludable para cualquier niño que jugar al aire libre. Entre sus múltiples, beneficios, sirve para hacer ejercicio físico de una forma divertida, conocer mejor su entorno, aprender a relacionarse con otras personas y, además, mejorar su salud visual.

 

Existen multitud de estudios científicos que avalan el hecho de que pasar más tiempo fuera de casa y desarrollar actividades en el exterior reduce las posibilidades de padecer ciertos problemas de visión, en especial la miopía.

Esto se debe a que los juegos al aire libre ponen en funcionamiento la visión de largo alcance, necesaria para poder visualizar personas y elementos lejanos, y permiten mayor interacción con la luz natural. Esta mayor interacción con la luz natural se ha constatado que puede ser un factor protector para la aparición de la miopía, existiendo varias teorías acerca de ello, como cambios en los niveles de dopamina y melatonina a nivel de la retina o los cambios a nivel del ritmo circadiano del niño. En el caso de permanecer demasiado tiempo dentro de casa, los ojos tienden a adaptarse a la visión en corto con el fin de realizar menos esfuerzo enfocando a los objetos que se encuentran más a mano.

No obstante, este hecho no significa que un niño que lea mucho, estudie o pase mucho tiempo en casa realizando cualquier tipo de actividad en una habitación cerrada vaya a desarrollar obligatoriamente problemas de visión. Se trata de un factor más que hay que tener en cuenta para no incrementar las posibilidades, pero existen otras causas que favorecen en mayor medida este tipo de problemas visuales, como por ejemplo la herencia genética.

Como precauciones para posibles daños en la vista causados en el exterior, una correcta alimentación que aporte vitamina A ayuda a prevenir problemas relacionados con la radiación solar. Encontramos estos nutrientes en frutas y hortalizas de hojas oscuras o de piel roja, naranja o amarilla, como el brócoli o la zanahoria. Por otro lado, es importante utilizar gafas para ciertos tipos de juegos o deportes, sobre todos aquellos que se basen en el lanzamiento de objetos que puedan introducirse en el ojo.

 

Estos artículos han sido recogidos de la campaña realizada por el Consejo general de ópticos optometrístas.

 

 

 

 

 

 

 

Óptica Arco
Calle Maestro Valls, 48
46022 Valencia
Teléfono: 963 722 400
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.